Los horrores de Amstetten

Josef Fritzl

El caso de Josef Fritzl, el electricista retirado austriaco que ha mantenido encerrados en un sótano durante 24 años a su hija y a tres hijos que tuvo con ella, ha conmocionado a la opinión pública mundial. Éstas son las 50 claves de lo ocurrido, ordenadas de la A a la Z.

Leer Estándar
Publicado en 20minutos.es

El caso de Josef Fritzl, el electricista retirado austriaco que ha mantenido encerrados en un sótano durante 24 años a su hija y a tres hijos que tuvo con ella, ha conmocionado a la opinión pública mundial. Éstas son 50 claves de lo ocurrido, ordenadas de la A a la Z.

A

1. AGOSTO DE 1984. Josef Fritzl, un electricista austriaco de 50 años, encierra a su hija Elisabeth, de 18, en el sótano de su casa, en Amstetten, Austria.

2. AMSTETTEN. Localidad austriaca situada al noreste del país, en la Baja Austria, con unos 22.600 habitantes de lengua alemana. Lugar de nacimiento de Josef Fritzl, hace 73 años. En una gasolinera cercana, en la autopista de Viena a Salzburgo, estuvo trabajando Elisabeth a principios de los años 80.

3. ABRIL DE 2008. Kristen, una chica de 19 años, es trasladada al hospital con síntomas de estar gravemente enferma. Es una de las hijas de Elisabeth, que tiene ahora 42 años. Kristen está inconsciente, pero tiene consigo una nota de su madre en la que pide ayuda para la joven. Los médicos buscan sin éxito el historial de la paciente. Avisan a la Policía y la historia sale a la luz: Josef Fritzl ha mantenido encerrada a Elisabeth durante 24 años y ha tenido siete hijos con ella. Tres de ellos (la propia Kerstin; Stephan, de 18 años, y Felix, de 5) han compartido cautiverio con la madre, otro murió, y los tres restantes (Lisa, de 15 años; Monika, de 14, y Alexander, de 13) vivían con Josef y su mujer, Rosemarie (la madre de Elisabeth), en la parte de arriba de la propia casa. Rosemarie asegura que no sabía nada.

4. ARRESTO. El pasado 27 de abril, la Policía anuncia la detención de Fritzl, acusado de retención ilegal y abusos sexuales. Poco antes, Josef ha liberado a su hija y a sus hijos-nietos. El detenido lo confiesa todo. Después, decide guardar silencio hasta que se celebre el juicio.

5. ADN. Dos días después, la Policía confirma que las pruebas de ADN realizadas a Fritzl confirman que es el padre de los hijos de Elisabeth.

6. ABUSOS. Elisabeth sufrió los primeros abusos sexuales de su padre en 1977, cuando tenía once años. Desde entonces fue violada y golpeada sistemáticamente. Pasó los nueve primeros años de su encierro en una única estancia del sótano (hasta 1993 su padre no organizó otros espacios). Los hijos nacidos en ese tiempo fueron testigos de las violaciones continuas. Fritzl la mantuvo esposada los dos primeros días de cautiverio, y durante los seis o nueve meses siguientes permaneció atada. La Policía descarta que Josef Fritzl hubiera abusado de sus hijos.

7. ANTECEDENTES. Fritzl fue encarcelado durante 18 meses en 1967 por abusar sexualmente de una joven en Linz (Austria). También fue detenido posteriormente por intento de violación y por exhibicionismo. Además, la Policía investiga su relación con el asesinato, aún sin resolver, de una mujer, Martina Posch, hace 22 años.

B

8. BÚSQUEDA. Cuando Elisabeth fue encerrada en 1984 su madre denunció su desaparición, pero, al ser mayor de edad, la Policía pensó que había abandonado el hogar por propia voluntad y dejó de buscarla. De hecho, Elisabeth fue encerrada por su padre tras volver a su casa después de un primer intento de fuga.

9. BEBÉS. Los tres hijos que vivían con Josef y Rosemarie fueron dejados en la puerta de la casa poco después de nacer (en 1993, 1994 y 1997). Fueron adoptados legalmente por sus abuelos.

C

10. CARTAS. Fritzl obligaba a su hija a escribir cartas para mantener el secreto a salvo, especialmente de las posibles sospechas de Rosemarie. En la primera, de 1984, Elisabeth decía que se iba de casa y que no la buscasen. Los tres niños que fueron apareciendo en la puerta de la casa posteriormente iban acompañados de sendas cartas de Elisabeth en las que aseguraba que no podía cuidarlos.

11. CUÑADA. Christine R., cuñada de Fritzl y hermana de Rosemarie, asegura que éste siempre humilló a su hermana y maltrató a sus hijos. Señaló asimismo que Josef bajaba al sótano todas las mañanas, “supuestamente para dibujar planos de unas máquinas que quería vender”. “A veces pasaba toda la noche allí. Ahora ya sabemos por qué”, añadió.

12. CALABOZO. El calabozo construido en el sótano de su casa por Fritzl tiene unos 80 metros cuadrados, y se extendía bajo el jardín de la casa. Se accedía mediante una puerta corredera de hormigón de 300 kilos de peso, escondida tras una estantería. Había una escalera de entrada, un lavadero, dos dormitorios de 3 metros cuadrados y una pequeña cocina junto a un baño. Algunas partes del zulo no tenían más de 1,70 metros de altura. La ventilación venía de un tubo.

13. CÓDIGO. La puerta del sótano sólo podía abrirse mediante un código secreto conocido únicamente por Fritzl. El código accionaba un motor electrónico. Fritzl había activado un mecanismo para que la puerta se abriese sola en caso de que él desapareciese.

14. CONSTRUCCIÓN. Fritzl planeó y construyó el calabozo un año antes de encerrar allí a su hija, y tras pedir autorización para reformar el edificio. Los planos fueron aprobados, pero no incluían las habitaciones del sótano.

15. COMIDA. Josef se encargaba de abastecer de comida y ropa a los encerrados. Cuando se iba de viaje les dejaba alimentos de reserva.

16. CIEN. La Policía pretende interrogar al centenar de personas que pasaron por la casa durante estos 24 años (Fritzl alquilaba habitaciones en la parte de arriba). La investigación podría alargarse durante al menos dos meses. Los investigadores sólo pueden trabajar en el zulo durante media hora seguida debido a la falta de oxígeno.

17. CONDENA. Fritzl, en prisión preventiva, se enfrenta una posible condena de al menos 15 años de cárcel si es encontrado culpable del cargo de violación, el más grave de sus presuntos delitos, según la ley austriaca.

18. CÓMPLICES. Las pruebas analizadas hasta ahora descartan que ningún miembro de la familia actuase como cómplice. Pese a que la Policía ha insistido en que Fritzl actuó solo, el jefe de la investigación declaró que “alguien de la familia debía saber algo”. En este sentido, la revista alemana Brigitte aseguró que uno de los hijos que vivían en la parte alta de la casa tenía una copia de la llave que daba al sótano. Alfred Dubanovsky, un hombre que estuvo 12 años alquilando una habitación en la casa de Fritzl, aseguró que vio cómo otro hombre entraba junto a su casero en el sótano. Añadió que este hombre era un fontanero, y que le llamó la atención porque él tenía prohibido intentar entrar en esa parte de la casa.

D

19. DROGAS. Fritzl dijo a la Policía que había encerrado a su hija para “protegerla y mantenerla alejada de las drogas”.

20. DAÑOS. Encerrados sin luz natural y aislados del mundo durante toda su vida, los hijos de Fritzl han desarrollado diversas fobias y miedos. Sienten pánico ante el color azul, los tonos de los móviles, el tráfico en la ciudad… Además, hablan con gruñidos (se comunican entre ellos con un lenguaje propio) y prefieren gatear. El pequeño, de cinco años, es “alegre y vital”, y se mostró fascinado al sentarse por primera vez en un coche. Los dos mayores necesitarán al menos ocho años de terapia. Los expertos han aconsejado que, por el momento, vivan en una casa sin ventanas. Los tres, al igual que su madre, tienen problemas de piel. Kristen ha perdido casi todos los dientes.

21. DESMAYO. Kristen fue trasladada al hospital tras sufrir un desmayo, consecuencia de la enfermedad que padece. Según algunas fuentes, su dolencia es típica de los males que puede acarrear tener hijos en una relación incestuosa. Otros medios apuntan a una infección.

E

22. ENVEJECIMIENTO. Elisabeth aparenta 20 años más de los que tiene. Tiene el pelo muy blanco y la piel casi transparente debido a la falta de luz solar.

F

23. FOTOS. Pese a que sí se han divulgado fotografías tanto de Josef Fritzl como de Elisabeth, las autoridades austriacas han advertido de que cualquier medio que publique imágenes o detalles íntimos de las víctimas podría ser multado con hasta 20.000 euros. Las autoridades estudian la posibilidad de cambiar el apellido a las víctimas para protegerlas.

G

24. GAS. La Policía investiga si Fritzl construyó un dispositivo para que el zulo se llenara de gas en caso de que a él le pasara algo. Amenazaba a los encerrados con gasear el calabozo en caso de que intentaran liberarse, lo que podría explicar, en parte, por qué Elisabeth no habría intentado nunca atacarle.

H

25. HIJOS. Elisabeth tuvo sus siete hijos a lo largo de 14 años. Las condiciones en las que tenían lugar los partos están siendo investigadas aún. La primera, Kristen, nació en 1988, y en 1990 nació Stephan. Lisa y Monika ‘aparecieron’ en la puerta de la casa cuando tenían nueve y diez meses de edad. En 1996 nacieron gemelos. Uno de ellos murió a los tres días y el otro, Alexander, ‘apareció’ también 15 meses después en la puerta del domicilio. El último, Felix, nació en 2003. Según la Policía, Fritzl escogió a los hijos a los que adoptó por su estado de salud y su “inclinación a llorar”.

I

26. INCINERADO. Según declaró Elisabeth, el cadáver del gemelo muerto fue incinerado por Josef en el jardín.

27. IMPACTO SOCIAL. El caso de Josef Fritzl ha conmocionado tanto a la localidad de Amstetten, asediada estos días por cientos de periodistas, como a toda la sociedad austriaca, especialmente al haberse producido apenas dos años después de que se conociera el caso de Natascha Kampusch, la joven que permaneció secuestrada cerca de Viena durante ocho años. Algunos medios locales han cuestionado también un tipo de sociedad en la que pueden darse casos como éste: “Todo Amstetten debería avergonzarse. Los vecinos cerraron los ojos” (Osterreich), “La comunidad entera debe preguntarse qué es lo que está pasando” (Der Standard). Unas 200 personas se congregaron en la plaza principal de Amstetten llevando velas para expresar su “ira” y “profunda tristeza” por lo ocurrido. “Todos los días pasaba por delante de la casa; tenía que haber hecho algo”, comentó uno de los asistentes.

28. IGNORANCIA. Elisabeth ha exculpado a su madre de su cautiverio y de los abusos que sufrió, asegurando que ella no sabía nada. “Nunca tuvo nada que ver”, señaló.

J

29. JUEZ. “Todos los procedimientos eran contundentes, las piezas coincidían”, declaró el juez Josef Schluegl, quien concedió en su día a Fritzl la custodia de uno de los niños, sin saber que era en realidad su hijo, tras leer una carta en la que Elisabeth pedía a sus padres que cuidaran del pequeño y que no intentaran buscarla. “Imposible imaginar que estaba secuestrada y le habían obligado a escribirla”, añadió.

K

30. KAMPUSCH, NATASCHA. La joven austriaca de 20 años Natascha Kampusch, que reapareció en 2006 tras permanecer ocho años secuestrada, anunció la donación de 25.000 euros para las víctimas de Fritzl. También hizo un llamamiento internacional para recolectar dinero para la familia.

L

31. LINCHAMIENTO. Fritzl ha sido aislado en el Centro Penitenciario de Sankt Pölten ante el peligro de que otros presos puedan lincharlo. “Los asesinos y violadores de menores son vistos como la escala más baja y deplorable, por lo que suelen sufrir ataques extremos”, manifestó Günter Mörwald, director de la cárcel.

M

32. MONSTRUO. La mayoría de la prensa española ha apodado a Josef Fritzl como “El monstruo de Amstetten”. El diario francés Le Figaro habla de “el padre de las tinieblas”.

33. MAYER, RUDOLPH. Es el abogado de Fritzl. Letrado famoso en Austria, aseguró a Der Spiegel que su trabajo será “mostrar a Josef Fritzl como un ser humano” tras haber sido presentado como “un horrible monstruo y un tirano sexual”. “Cuando le vi por primera vez me pareció un patriarca con lados buenos y malos, roto, muy afectado emocionalmente”, manifestó.

N

34. NAZIS. La clínica donde se recuperan Elisabeth y sus hijos, en la localidad de Mauer, tiene también su propio pasado oscuro. Durante la Segunda Guerra Mundial, cientos de personas murieron aquí víctimas de prácticas de eutanasia llevadas a cabo por los nazis, entre 1941 y 1944.

O

35. OTROS CASOS. Lo descubierto en Amstetten ha traído a la memoria otros sucesos semejantes, aparte del mencionado de Natascha Kampusch. Lydia Gouardo, una francesa de 45 años que dijo haber sido violada y torturada durante 28 años por su padre, con quien tuvo seis hijos entre 1982 y 1993, ha mostrado su deseo de conocer a Elisabeth. Por otra parte, la policía austriaca reabrirá el caso de 64 menores desaparecidos en el país, cinco de los cuales faltan de sus casas desde hace más de 10 años.

P

36. POSCH, MARTINA. Fue asesinada hace 22 años, cuando tenía 17. Su cadáver apareció en el lago Mondsee y, hasta ahora, el caso aún no se ha resuelto. La esposa de Fritzl tenía entonces un restaurante a orillas de ese lago, no muy lejos de Amstetten.

37. PROPIEDADES. Fritzl gozaba de una cómoda posición económica. Estaba registrado como propietario único de seis bienes inmuebles, repartidos en varias localidades de Baja Austria. En la lista figuran la propia casa familiar, tres edificios con numerosos apartamentos y locales comerciales, otra casa y un terreno, por un valor estimado de unos 2.2 millones de euros. En uno de estos solares adquiridos por Fritzl hace apenas tres años, había hecho mover decenas de metros cúbicos de tierra.

38. PRISIÓN. En la cárcel de Sankt Pölten, Fritzl ocupa una celda pequeña con una ventana por la que entra luz natural, con vistas a un jardín. Dispone de radio y televisión y puede salir a pasear una vez al día.

39. PERFIL. Joseph Fritzl, de 74 años, electricista retirado, ha sido descrito por la Policía como una persona “muy inteligente”. Sus vecinos le consideraban una figura respetable dentro de la comunidad. Su cuñada, no obstante, le califica ahora de “déspota”. Sus vecinos aseguran que siempre trataba de aparecer bronceado, que coqueteaba con las mujeres y que llamaba la atención por la forma exagerada que tenía de cuidar su jardín. Otros señalaron que gobernaba su casa “como un teniente general”, y que era muy celoso de su privacidad. Una ex compañera de trabajo señaló que “siempre iba bien vestido, como un diplomático”. Pertenecía al club de pesca de Amstetten.

Q

40. QUEJAS. Algunos de los inquilinos de Fritzl se quejaron de que, con frecuencia, desaparecía comida del frigorífico de la casa. Uno de ellos aseguró no entenderlo, ya que Fritzl “parecía disfrutar de una buena situación económica”.

R

41. REUNIFICACIÓN. Todos los hijos de Elisabeth (salvo Kristen, que permanecía ingresada) y su madre se reunieron por primera vez el pasado 27 de abril, en la clínica donde están recibiendo tratamiento. El director del centro calificó de “asombroso” y “emocionante” la “facilidad con la que se juntaron”, tanto los chicos entre sí, como Elisabeth con su madre. Rosemarie le dijo a su hija que lo sentía y que no tenía “ni idea”.

S

42. SUICIDIO. En la prisión, Fritzl permanece bajo vigilancia las 24 horas para evitar que trate de quitarse la vida.

43. SECTA. Fritzl mantuvo durante todos estos años la versión de que su hija Elisabeth había sido captada por una secta, que le obligaba a deshacerse de sus hijos. El jefe de la Policía de Baja Austria señaló que “este hombre no dejó ningún cabo sin atar con el fin de engañar a su familia, a su esposa, a sus parientes, a los niños y a todo el mundo que le rodeaba”.

T

44. TAILANDIA. El periódico sensacionalista alemán Bild Zeitung divulgó un vídeo en el que aparece Fritzl durante unas vacaciones en Tailandia. Fue grabado por un amigo alemán con el que viajó al país asiático. En el vídeo se puede ver cómo Fritzl, en bañador, recibe un masaje de una mujer en la playa. En otra escena, se dispone a comer un trozo de carne y se le ve de muy buen humor.

45. TURISMO. Las autoridades austriacas han mostrado su preocupación por el efecto que pueda tener en el turismo casos como el de Fritzl o Kampusch. Franz Grossglockner, responsable del departamento de Turismo de Austria, manifestó a la agencia AP: “¿Quién va a querer visitar este país? Por cada cumbre nevada maravillosa o cada catedral tenemos también el haber empezado una guerra mundial, elegir o admitir a xenófobos como gobernantes, violadores psicópatas e incestuosos en los titulares…”.

U

46. USURPACIÓN DE PERSONALIDAD. En al menos una ocasión, Fritzl se hizo pasar por su hija Elisabeth para anunciar por teléfono a su esposa que había dejado a uno de los bebés en la puerta de la casa.

V

47. VERANO. Fritzl tenía planeado acabar con el encierro este verano, según el diario británico Daily Mail. Al parecer, “ya no aguantaba” a su hija, y estaba “cansado de su doble vida”, por lo que había decidido hacer volver a Elisabeth de la supuesta secta a la que presuntamente se había ido hace 24 años.

W

48. WEB. Internet está siendo el medio que está dando información más completa y actualizada del caso. En www.20minutos.es hay renovación continua con fotos y vídeos.

X

49. X. El caso del ‘monstruo de Amstetten” está lleno aún de interrogantes e incógnitas por resolver: ¿Cómo es posible que ningún miembro de la familia, especialmente la esposa de Fritzl, sospechara nada, ni tampoco los vecinos y conocidos de la pareja? ¿Quién cuidaba de los encerrados cuando Fritzl estaba de viaje? ¿Cómo fueron los partos en ese zulo? ¿Qué ocurría cuando alguno de los niños, especialmente siendo bebés, caían gravemente enfermos? ¿Cómo justificaba Fritzl ante su esposa los gastos extra en comida, ropa, etc?

Z

50. ZULOS. Los sótanos como el que empleó Fritzl como zulo recibieron subvenciones del Gobierno austriaco durante la guerra fría para ser usados como refugios ante un posible ataque nuclear.

EL CASO, EN CIFRAS

  • 1,70 metros es la altura máxima del sótano en el que permanecieron encerrados Elisabeth y tres de sus hijos.
  • 3 días tenía uno de los siete hijos de Elisabeth cuando murió.
  • 3 metros cuadrados mide cada uno de los dos dormitorios del calabozo.
  • 5 años tiene el menor de los hijos de Elisabeth.
  • 6 bienes inmuebles posee Josef Fritzl en Austria.
  • 7 hijos tuvo Elisabeth.
  • 8 años estuvo secuestrada Natascha Kampusch, también en Austria.
  • 8 años de terapia, como mínimo, necesitarán los hijos que estuvieron encerrados.
  • 12 años vivió en la casa uno de los inquilinos de Fritzl, sin saber nada.
  • 15 meses tenía Alexander, uno de los hijos, cuando ‘apareció’ en la puerta de la casa.
  • 15 años de cárcel es la condena a la que puede enfrentarse Fritzl sólo por el delito de violación.
  • 18 meses pasó Fritzl en la cárcel, en 1967, por abusar sexualmente de una joven.
  • 18 años tenía Elisabeth cuando fue encerrada.
  • 20 años más de los que tiene aparenta ahora Elisabeth.
  • 22 años hace del asesinato no resuelto de Martina Posch.
  • 24 años ha permanecido encerrada Elisabeth. Tres de sus hijos han vivido cautivos 19, 18 y 5 años respectivamente.
  • 28 años es el tiempo durante el que la francesa Lydia Gouardo fue violada sistemáticamente por su padre, con quien tuvo seis hijos.
  • 42 años tiene actualmente Elisabeth.
  • 50 años tenía Josef Fritzl cuando encerró a su hija.
  • 64 menores han desaparecido en Austria en los últimos años.
  • 74 años tiene Fritzl ahora.
  • 80 metros cuadrados es la superficie del zulo donde estaban encerrados.
  • 200 personas participaron en una vigilia de solidaridad con las víctimas en Amstetten.
  • 300 kilos es el peso de la puerta de hormigón que daba acceso al zulo.
  • 20.000 euros de multa por publicar fotos de las víctimas.
  • 22.600 personas viven en la localidad austriaca de Amstetten.
  • 25.000 euros va a donar Natascha Kampusch a las víctimas.
  • 2,2 millones de euros es el valor aproximado de las propiedades de Fritzl.

Josef FritzlFoto: Josef Fritzl
Leer este reportaje en 20minutos.es