Otra boda real británica en tiempos de crisis

Detalle de la por­tada del libro ‘The Royals: Prince William & Kate Midd­le­ton’. (Blue­wa­ter / Reuters). Ampliar

Tanto Isabel II como el príncipe Carlos se casaron también en épocas de recesión. El recuerdo de Lady Di marcará la ceremonia, pero las diferencias son muchas. Las claves, los detalles y las anécdotas del acontecimiento, de la A a la Z.

Leer Estándar
Publicado en 20minutos.es

Las comparaciones son odiosas, pero también inevitables. La sombra de la “boda real del siglo” (del siglo pasado) planeará sin duda sobre Londres el viernes que viene cuando el príncipe Guillermo de Inglaterra contraiga matrimonio con Kate Middleton, tres décadas después de que lo hicieran sus padres, Carlos y Diana. Y aunque las diferencias entre ambos acontecimientos son muchas, hay un factor común que, más allá del glamour, parece perseguir a los miembros de la familia real británica cuando se deciden a pasar por el altar: Lo hacen en tiempos de crisis.

En 1947, la reina Isabel II, entonces princesa, se casó con el entonces teniente Felipe Mountbatten en plena postguerra, cuando el país luchaba por sacar la cabeza de entre las cenizas de los bombardeos nazis, con cartillas de racionamiento y una economía devastada. Y cuando el príncipe Carlos contrajo matrimonio con Diana Spencer, el desempleo en el Reino Unido alcanzaba los 2,5 millones de parados y había erupciones de violencia en las ciudades del interior. Hoy, con el PIB reducido en un 0,5 % en el último trimestre de 2010, Gran Bretaña lucha por salir de la crisis económica atacando su déficit con el mayor recorte presupuestario desde la II Guerra Mundial.

Tal vez se trate de subir la moral, pero no sólo eso. La boda de Carlos y Diana costó al Estado 30 millones de libras del año 1981 (84,7 millones de euros de hoy en día), pero supuso un impulso al sector turístico y minorista equivalente a lo que hoy serían 1.920 millones de euros.

Resulte o no un buen negocio al final, la familia real británica está ahora empeñada en dar una imagen de (relativa) austeridad, acorde con los tiempos que corren. “No queremos derroches“, han declarado los novios. Eso no significa que los invitados (incluidos la Reina Sofía y los Príncipes de Asturias) vayan a quedarse sin comer, pero sí es verdad que serán muchos menos que en otras ocasiones similares. La novia, además, no llegará a la iglesia en la tradicional y costosísima carroza de caballos, sino en coche (un Rolls-Royce, eso sí).

Las diferencias

Más allá de la crisis, sin embargo, pocas coincidencias. Para empezar, Guillermo no es el primer heredero al trono, lugar que ocupa su padre, el príncipe Carlos. La boda, por tanto, puede considerarse como “de semi-Estado”, y se ha organizado en consecuencia.

Pero es que, además, ha llovido mucho desde que Lady Di se convirtiera en princesa, aquel 29 de julio de 1981. Treinta años después, la monarquía británica, erosionada por múltiples escándalos y cuestionada por muchos ciudadanos, se mantiene a flote, pero no es ni sombra de lo que era. Y la sociedad británica, de vuelta del thatcherismo y de las terceras vías de Tony Blair, y más preocupada por la crisis o por las aventuras bélicas en Oriente Medio, tampoco.

Y en cuanto a los novios, Kate Middleton, la primera plebeya que va a emparentarse con la corona de Isabel II (en 300 años ningún heredero se ha salido de la aristocracia o la realeza para escoger esposa), no es ni tan joven ni tan supuestamente ingenua como lo era Lady Di, pero al menos Guillermo, por lo que parece, sí está enamorado de ella.

En cualquier caso, y para compensar, la familia real se ha esforzado estos meses por vender el acontecimiento de la mejor manera posible. Es una buena oportunidad para volver a conectar con el pueblo, y para ello nada como acudir a la imagen de la novia cercana: Una chica normal y sencilla, goteo de fotos de su infancia, apariciones públicas, todo tipo de detalles sobre su vida y su personalidad…

Mientras, los republicanos (que también los hay en el Reino Unido) preparan su acto alternativo para el día 29 y denuncian el anacronismo de este tipo de eventos en pleno siglo XXI. No es probable que logren evitar, sin embargo, que la boda sea uno de los acontecimientos más vistos del año, tanto dentro como fuera del país.

Estas son, de la A a la Z, las claves de la boda de Kate y Guillermo:

ABADÍA DE WESTMINSTER

La boda comenzará a las once de la mañana del próximo viernes, día 29, en la famosa Abadía de Westminster, en el corazón de Londres. La Abadía, un impresionante templo gótico, está íntimamente relacionada con la monarquía inglesa. Es en ella donde se corona a los reyes, y en ella también están enterrados varios monarcas. Cuando Kate Middleton camine hacia el altar pasará junto a esculturas y pinturas medievales de valor incalculable.

BIOGRAFÍAS: LOS NOVIOS

  • William (Guillermo, en castellano) de Windsor, primogénito de Carlos de Inglaterra, príncipe de Gales, y de la fallecida princesa Diana, es el segundo en el orden de sucesión al trono de Gran Bretaña. Nació en Londres el 21 de junio de 1982. Su nombre completo es William Arthur Philip Louis. Pertenece a la Iglesia Anglicana, de la que será cabeza visible, como futuro rey de Inglaterra. En 1996 vivió el divorcio de sus padres y al año siguiente, el 31 de agosto, el fallecimiento su madre en un accidente de tráfico en París. Tras finalizar los estudios secundarios no ingresó en la Marina Real, como lo hicieron su padre y su abuelo, el duque de Edimburgo, sino que optó por los estudios universitarios, aunque antes se tomó un año sabático (2000-2001). En ese periodo realizó actividades relacionadas con el voluntariado, el trabajo social y el medio ambiente, y desde entonces se ha prodigado en actuaciones solidarias. En enero de 2006 ingresó en Sandhurst, la academia militar más prestigiosa del Reino Unido. Continuó su formación en la Marina y en la Real Fuerza Aérea (RAF). En julio de 2005 representó, en solitario y por primera vez, a la Reina Isabel II, en los actos conmemorativos del 60 aniversario del fin de la II Guerra Mundial. Amante apasionado de los deportes, practica rugby, fútbol, natación y waterpolo. Ha sido víctima de la persecución de los reporteros gráficos, como el resto de la familia real. Se suele resaltar su carácter tímido y es a menudo comparado con su madre.
  • Catherine Middleton, llamada Kate, nació en Reading (sur de Inglaterra) el 9 de enero de 1982, en el seno de una familia de clase media. Su nombre completo es Catherine Elizabeth. Hija mayor del empresario Michael Middleton y de Carole Goldsmith, una antigua azafata, Kate es licenciada en Historia del Arte por la Universidad de St. Andrews (Escocia), donde conoció al príncipe Guillermo. Tras intentar un proyecto empresarial propio, en noviembre de 2006 aceptó un puesto como asistente del área de compra de la cadena de ropa femenina Jigsaw, donde estuvo trabajando hasta noviembre de 2007, cuando decidió dejar el empleo. Posteriormente comenzó a colaborar en la empresa familiar, Party Pieces, que vende por Internet objetos para fiestas infantiles. Su relación con Guillermo empezó, según la prensa, en diciembre de 2003, y los dos jóvenes fueron fotografiados en público por primera vez en Klosters (Austria) en abril de 2004, con motivo de unas vacaciones invernales. Desde entonces Kate fue centro de atención de los fotógrafos. A raíz de la persecución de los paparazzi cuando la joven cumplió 25 años en enero de 2007, los abogados de la pareja se quejaron ante la Comisión de Quejas de la Prensa por acoso. Después de múltiples rumores, el 16 de noviembre de 2010 la residencia oficial de príncipe Carlos, Clarence House, anunció el compromiso.

BALCÓN Y BESO

Uno de los momentos culminantes de la jornada será la aparición de la pareja en el balcón del Palacio de Buckingham, una vez casados. Las miles de personas que acudirán a verlos esperarán ansiosas el tradicional beso que se dieron también, en el mismo lugar, Carlos y Diana.

COCHE

Al contrario de lo que ha sido costumbre en anteriores bodas reales, Kate Middleton no llegará a la iglesia en una carroza de caballos, sino en automóvil, concretamente, en una limusina Rolls-Royce Phantom VI. La prensa del corazón británica ha lamentado lo que calificó como “ruptura de la tradición”, ya que el público no podrá ver a la novia antes del evento.

Los novios sí usarán un carruaje para regresar al Palacio de Buckingham, una vez concluida la ceremonia.

CORTEJO NUPCIAL

El cortejo pasará por la Plaza del Parlamento, Withehall -sede del Gobierno y los ministerios- la Horse Guard Parade, The Mall, rodeará la gran estatua de la Reina Victoria y llegará finalmente ante la entrada principal del Palacio de Buckingham.

CARLOS DE INGLATERRA

El príncipe Carlos, padre del novio, actuará como anfitrión durante la cena que se celebrará en el Palacio de Buckingham.

DIANA DE GALES

La fallecida princesa Diana ha estado muy presente en todos los acontecimientos que rodean a la boda. Guillermo regaló a su prometida el anillo de compromiso de Lady Di, escogió como escenario nupcial el mismo templo donde se celebró el funeral por su madre y ha confiado al conde Spencer, padre de Diana, un discurso sobre ella.

DELGADEZ

Los medios británicos destacaron la semana pasada la pérdida de peso que ha sufrido Kate Middleton en estos últimos meses, algo que atribuyen a los preparativos de la boda, los compromisos y los nervios. Hace unos días se desveló que los joyeros de la casa real habían tenido que ajustarle el anillo de pedida por miedo a que se le cayese.

ENRIQUE

El príncipe Enrique, hermano menor de Guillermo, será el padrino.

ESCUDO

El padre de Kate ha regalado a su hija un blasón familiar que, encargado a expertos heráldicos, le ha costado unos 5.000 euros. En el escudo aparecen tres bellotas, que representan a los tres hijos del matrimonio Middleton (Catherine, Philippa y James). La bellota, fruto del roble, es un símbolo de fuerza y abunda en la zona en la que se criaron los hermanos.

FIESTA REPUBLICANA Y MANIFESTACIÓN

Los republicanos británicos están organizando una fiesta callejera en Londres y en otras ciudades (Edimburgo, Manchester, Glasgow) para todos aquellos que prefieran ignorar la boda real, en un intento de competir con las cerca de 4.000 fiestas que se calcula se celebrarán en todo el Reino Unido con motivo del enlace.

Además, republicanos de toda Europa han anunciado su intención de manifestarse en Londres el día de la boda para exigir la abolición de la monarquía. A raíz de la pasada boda de la heredera del trono sueco, grupos antimonárquicos de siete países constituyeron la Alianza de Movimientos Republicanos Europeos, que celebrará una reunión en Londres al día siguiente de la boda real británica.

Encuestas recientes señalan que el 20% de los británicos se declaran republicanos, mientras que el 70% abogan por el mantenimiento de la monarquía.

GEORGE WASHINGTON

Según un estudio de la Sociedad Genealógica Histórica de Nueva Inglaterra, Kate Middleton guarda parentesco con el primer presidente de EE UU, George Washington, lo que no deja de ser curioso teniendo en cuenta que fue precisamente Washington el hombre que lideró la Guerra de la Independencia contra la corona británica, a finales del siglo XVIII.

Otros parientes lejanos que se le han descubierto a Middleton desde que se anunció su compromiso son la popular actriz cómica estadounidense Ellene DeGeneres, el general Patton, Guy Ritchie (ex marido de Madonna) o incluso la propia Diana de Gales.

GOOGLE

Con la ayuda de su buscador de mapas, Google ha recreado en tres dimensiones los escenarios y el recorrido de la boda real. Además, YouTube, sitio web propiedad de Google, emitirá la boda en directo. La retransmisión comenzará a las 10 h (hora local) y seguirá todo el recorrido de la pareja por las calles de Londres, la ceremonia en la Abadía de Westminster y el esperado beso del matrimonio en el balcón.

HOTEL DE LUJO

Kate pasará su última noche como soltera acompañada de familiares y amigos en el famoso hotel londinense de lujo Goring. La futura princesa ocupará la mejor suite del edificio, una habitación que incluye cama con dosel y un cuarto de baño del siglo XIX.

HUELGA DE HAMBRE

El pasado mes de febrero, la BBC informó del caso de una estudiante mexicana de 19 años, admiradora de la realeza británica y fanática de la princesa Diana, que inició una huelga de hambre frente a la embajada del Reino Unido en su país para conseguir una invitación a la boda. La representación diplomática le indicó que todas las invitaciones estaban ya entregadas e intentó disuadirla de su empeño.

INVITADOS

El número de invitados a la boda, 1.900, es relativamente reducido si se tiene en cuenta que Carlos y Diana festejaron su enlace ante 3.500 personas.

Los invitados se clasifican en tres categorías: 1.300 para la ceremonia, 600 para la comida oficial que ofrecerá la reina Isabel en el palacio de Buckingham y, de entre ellos, 300 para la cena privada que ofrecerá el príncipe Carlos, padre del novio, y a la que seguirá una fiesta.

Un millar serán familiares y amigos de la pareja (incluyendo las ex novias de él y el ex novio de ella) y medio centenar, miembros de la familia real británica. Además, habrá 40 miembros de familias reales europeas (incluyendo a la reina Sofía y a los príncipes de Asturias), 600 líderes de la Commonwealth, 200 políticos, parlamentarios y diplomáticos, 80 integrantes de las ONG con las que colabora Guillermo y 30 altos cargos de las Fuerzas Armadas.

No estará la duquesa de York, Sarah Ferguson, divorciada desde hace 15 años del príncipe Andrés, tío del novio. Y tampoco asistirá el rey Juan Carlos, que se perdió también la boda de Carlos y Diana, ni los ex primeros ministros Gordon Brown y Tony Blair.

En cuanto a los famosos, la lista incluiría, entre otros, a David y Victoria Beckham, el cantante Elton John y su compañero David Furnish, y el cómico Rowan Atkinson, más conocido como Mr. Bean.

IGLESIA ANGLICANA

La ceremonia de la boda seguirá el rito anglicano, iglesia de la que Guillermo será, cuando acceda al trono, el cabeza visible (el título exacto, que ostenta ahora su abuela, la reina, es Gobernador Supremo de la Iglesia de Inglaterra).

John Hall, el decano de la Abadía de Westminster, será el encargado de oficiar la misa. Los novios serán declarados marido y mujer por el arzobispo de Canterbury y primado de la Iglesia Anglicana, Rowan Williams, y el sermón lo pronunciará el obispo de Londres, Richard Chartes, muy cercano al príncipe Carlos.

JUEGO DE CAMPING

La boda ha dado lugar a una avalancha de objetos conmemorativos. Entre ellos, tazas, imanes, ceniceros, platos cucharas, bolsas de té, muñecos de trapo, condones y hasta un juego de camping que incluye tiendas de campaña, sacos de dormir, sillas y mesas.

KENIA

El príncipe Guillermo le propuso matrimonio a Kate Middleton en los lagos del Parque Nacional del Monte Kenia, durante unas vacaciones en el país africano.

LUNA DE MIEL

Siguiendo la tradición, Guillermo ha organizado una luna de miel absolutamente secreta para su futura esposa. Sí se sabe, de todos modos, que el novio deberá reincorporarse a su base de la RAF en el norte de Gales, para seguir con sus labores de piloto, por lo que la pareja sólo disfrutará de dos semanas (Carlos y Diana tuvieron tres meses).

MINUTO A MINUTO

Los primeros invitados empezarán a llegar a la Abadía de Westminster a partir de las 8.15 h de la mañana (una hora más en la España peninsular), y Guillermo y su hermano Enrique lo harán a las 10.15 h. El príncipe Carlos y su esposa, Camilla Parker, saldrán de su residencia londinense a las 10.38 h y llegarán a la Abadía cinco minutos después. La reina y su marido, el duque de Edimburgo, entrarán en la iglesia a las 10.45 h, y a las 10.51 h saldrán del hotel Goring Kate y su padre. La ceremonia empezará a las 11 h y se espera que concluya sobre las 12.15 h. La reina y los novio saldrán al balcón del Palacio de Buckhingam a las 13.25 h y cinco minutos más tarde habrá un espectáculo aéreo a cargo de la Real Fuerza Aérea y del batallón de vuelo de Gran Bretaña.

NOVIAZGO

El noviazgo de Guillermo y Kate ha durado, de ser ciertas las revelaciones de la prensa del corazón, cerca de ocho años.

NERVIOS

El príncipe Guillermo ha confesado que está nervioso. Hace aproximadamente un mes admitió ante la prensa que había pasado “varias noches sin dormir”: “El otro día -dijo- hice un ensayo y me temblaban las rodillas. Es una perspectiva que intimida, pero es muy emocionante y deseo realmente que llegue”.

ORQUESTA, COROS Y TROMPETAS

Una orquesta y dos coros, dirigidos por el organista y maestro del coro de la Abadía de Westminster, James O’Donnell, pondrán música, junto a siete trompetas, a la ceremonia religiosa anglicana.

PROTOCOLO

El protocolo para las bodas reales es estricto. Algunos ejemplos: El contacto físico con la reina debería limitarse a darle la mano, no se permite hacer fotografías ni usar teléfonos móviles (muchos menos ‘twittear’ o actualizar el estado en Facebook), los hombres deberán vestir uniforme militar, traje de ejecutivo (corbata discreta) o traje formal (frac y sombrero de copa), y las mujeres están obligadas a lucir vestidos, que pueden ser de cualquier color, menos el blanco -color exclusivo de la novia-, y tocado o sombrero.

David Cameron ha anunciado que vestirá traje. Será la primera vez que un primer ministro británico no lleve frac en una boda real.

PELÍCULA

El diario británico The Times definió como “absurda, vomitiva” y “la peor película de temática real jamás filmada” la cinta Guillermo y Kate, que se pondrá a la venta en DVD este lunes en el Reino Unido, pocos días antes del enlace real. La película está interpretada por Camilla Luddington, en el papel de Kate, y Nico Evers-Swindell, en el de Guillermo.

POLICÍA

La Policía británica ha llegado a plantearse la adopción de medidas especiales, como posibles detenciones y registros, para evitar disturbios durante el día de la boda, según anunció el comandante responsable de la seguridad policial durante el evento. Según informó la agencia Reuters, algunos grupos de activistas están invitando en varias redes sociales a boicotear la boda mediante acciones callejeras.

QUIÉN PAGA QUÉ

Los gastos de la boda, salvo los relativos a la seguridad, unos 22,4 millones de euros, que correrán a cargo del Estado, los pagarán las familias de los novios.

Los padres de Kate costearán el viaje de luna de miel y el vestido de la novia, y han aportado, además, 100.000 libras para los gastos totales del enlace. El resto lo pagará la familia real.

REGALOS

Carlos y Diana recibieron más de 6.000 regalos, entre ellos un obsequio del emir de Bahréin valorado en 1 millón de libras. Guillermo y Kate, sin embargo, han pedido a sus invitados que hagan donaciones a organizaciones benéficas.

SALONES REALES

Con motivo del evento, la abuela del novio, la reina Isabel II, ha acondicionado los 19 salones del Palacio de Buckingham.

Será allí donde los 600 amigos, personalidades de la vida pública y miembros de otras casas reales asistirán a una recepción a base de canapés (15 por persona, según los cálculos) confeccionados por el chef palaciego Mark Flanagan y su equipo. El almuerzo será de pie y a base de pequeños bocados para poder comer y saludar a la vez.

La galería de pinturas, donde cuelgan valiosas obras de Rembrandt, Canaletto o Tiziano, es el escenario elegido para el corte del pastel de boda. La cena y la velada nocturna, reservadas a 300 invitados entre familiares y los más íntimos de la pareja, tendrán lugar en uno de los salones de Estado habilitado como discoteca en otro gesto de modernidad.

SUBASTA

Un ciudadano de Connecticut, EE UU, pagó unos 9.260 euros para ganar una subasta benéfica de la compañía austriaca de dispensadores de caramelos PEZ con la imagen del príncipe Guillermo y su prometida. PEZ dijo que donaría el dinero a una fundación infantil.

TARTA

La tradicional tarta de bodas encargada por los novios estará decorada con las flores nacionales del Reino Unido: La rosa de Inglaterra, el cardo de Escocia, el narciso de Gales y el trébol de Irlanda. El pastel, de varios pisos, lo preparará Fiona Cairns, será de crema, llevará frutos secos y brandy francés, y estará cubierto con un glaseado blanco.

TECNOLOGÍA

La boda de Kate y Guillermo está marcada por las nuevas tecnologías. El compromiso fue anunciado en la página oficial de Carlos de Inglaterra en Twitter, y  hay una cuenta en Flickr para las fotos. Ademas, la página de Clarence House la residencia londinense del príncipe Carlos y de sus hijos Guillermo y Enrique, difunde regularmente informaciones sobre la boda a sus 28.000 seguidores. Y aunque Facebook no cuenta con una página oficial del acto, sí hay una realizada por simpatizantes con más de 6.000 usuarios.

El acontecimiento se retransmitirá en directo por Internet, y el Gobierno británico calcula que unos 2.000 millones de personas podrán seguir la boda por televisión en todo el mundo.

La aplicación Abbey 3D dará a los usuarios de Android, iPhone e iPad acceso a la iglesia usando una técnica utilizada habitualmente en la producción de películas, pero que pocas veces se usa para los dispositivos móviles. La aplicación tendrá un corte transversal a vista de pájaro de la abadía, mostrando la planta del templo.

TUMBA

Kate Middleton visitó la semana pasada la tumba de la princesa Diana. Guillermo llevó a Kate al lugar de descanso de Lady Di, en Althorp Estate, hogar de su familia en el centro de Inglaterra, y depositaron flores.

UNIVERSIDAD

Kate terminó su estudios como alumna interna en el prestigioso colegio de Marlborough antes de obtener el título en Historia del Arte en la Universidad de St. Andrews, en Fife, Escocia, en 2001. Fue allí donde conoció al príncipe Guillermo, que tenía entonces 19 años y que también estudiaba Historia del Arte. Según se comentó, Kate habría influido en la decisión de Guillermo de cambiar a la carrera de Geografía en el segundo año.

VESTIDO

Es el secreto mejor guardado de la boda. Kate, quien, según se dijo, llegó a encargar tres vestidos diferentes para evitar filtraciones a la prensa, declaró que no iba a dar a conocer el nombre del diseñador o la diseñadora hasta el mismo día del enlace, aunque se supone que será de origen británico. En cualquier caso, el vestido tiene que respetar algunas normas, como llevar cola o no tener escote de palabra de honor.

VIDA NORMAL

Puede que sea guapa y rica, y que vaya a casarse con un príncipe, pero la mayoría de mujeres británicas no envidian a Kate Middleton, según reveló una encuesta reciente.

Consultadas sobre cuánto envidiaban a la prometida del príncipe Guillermo, el 86% de las encuestadas por la agencia YouGov aseguraron no sentirse celosas en absoluto, ya que, según señalaron, Middleton no podrá llevar una vida normal después de casarse.

WEB OFICIAL

La boda tiene su página web oficial: The Royal Wedding.

XXI

La de Guillermo y Kate será la sexta boda real del siglo XXI, tras las de Haakon de Noruega y Mette-Marit (2001), Guillermo de Holanda y Máxima Zorreguieta (2002), Mary Donalson y Federico de Dinamarca (2004), el Príncipe Felipe y Letizia Ortiz (también en 2004), y Victoria de Suecia y Daniel Westling (2010).

“YES, I DO”

El “sí quiero” será grabado en vivo y puesto a disposición del público tan sólo unas horas después de la ceremonia por 0,90 euros, como parte de un álbum de una hora sobre el enlace real. Y el coro de la Abadía de Westminster interpretará varias piezas clásicas que estarán en iTunes el día 3 de mayo por el módico precio de 9,99 euros.

ZAFIRO

El anillo de compromiso de Middleton, el mismo que usó Diana, está coronado por un zafiro.

ZAMMETT

La invitación a la boda del jefe de relaciones públicas dél fabricante de automóviles Audi, Jon Zammett, sorprendió a los medios británicos, que se preguntaron si la familia real no estaría “demasiado próxima” a la firma alemana. Audi ha invertido muchos recursos en potenciar el prestigio de la marca acercándose a la realeza, según señaló la prensa, que destacó el hecho de que desde hace una década, los miembros de la familia real se han beneficiado de grandes descuentos en la compra de vehículos de esta compañía. Audi, en cualquier caso, dona este dinero a fundaciones y organizaciones benéficas apoyadas por la propia realeza.


Leer este reportaje en 20minutos.es