BlackBerry, contra las cuerdas

BlackBerry Bold 9900 (2011), una de las últimas grandes apuestas de la compañía canadiense. Ampliar

Los últimos problemas experimentados en importantes servicios de la firma canadiense han acentuado las dificultades de la empresa, duramente castigada por la competencia de Apple y Android. La compañía pionera de los teléfonos inteligentes se enfrenta a un futuro incierto, pero no ha tirado la toalla.

Leer Estándar
Publicado en 20minutos.es

Los fallos ocurridos esta semana en algunos de los servicios más importantes de BlackBerry han sido vistos por muchos analistas del sector como la imagen perfecta del ocaso al que parece enfrentarse el hasta no hace tanto rey indiscutible de los teléfonos inteligentes (‘smartphones’).

El apagón del producto estrella de la compañía canadiense Research in Motion (RIM), el mismo sin el cual hasta Barack Obama confesó que no podría vivir, afectó a millones de usuarios de medio mundo, y a los problemas puramente técnicos se sumó una evidente falta de reflejos por parte de los directivos de la empresa, cuyas explicaciones y disculpas llegaron demasiado tarde y fueron más bien escasas.

Todo ello, tras un trimestre en el que los resultados de RIM no han sido precisamente buenos, en medio de duras críticas desde dentro y fuera de su consejo de administración, y en una semana en la que, para colmo, su gran competidor, Apple, ponía a la venta su nuevo modelo de iPhone, el 4S, y anunciaba además su nuevo servicio de iMessage, la respuesta al famoso BlackBerry Messenger y a aplicaciones como WhatsApp.

La mala racha de BlackBerry (mora -el fruto-, en inglés) se ha convertido, además, en un filón para los usuarios de las redes sociales, que han llenado Twitter y Facebook de mensajes irónicos sobre el apagón, con juegos de palabras como CrackBerry, o BlackOutBerry (blackout significa apagón, en inglés). Algunos, como @Meryyouuu, advertían: “BlackBerrys del mundo, o funcionáis u os cambiamos por un iPhone”. Otros, como @whatbesaid, pedían “un minuto de silencio” por el fallo de los dispositivos, y un usuario citado por RTVE.es señalaba con ironía que “con la caída del servicio de BlackBerry la productividad de los alumnos en los institutos ha subido 20 puntos”. Un vídeo del programa The One Ronnie de la BBC, en el que se parodia la BlackBerry adaptando el famoso sketch del loro muerto de los Monty Python, registraba este sábado en YouTube más de 16 millones de reproducciones.

En este contexto, en algunos círculos financieros comparan ya a RIM con Nortel, la antigua principal empresa teconológica canadiense, que se declaró en suspensión de pagos en 2009, mientras que otros recuerdan a Palm, el histórico fabricante estadounidense de ‘smartphones’, que terminó siendo devorado por HP en abril de 2010.

El gigante canadiense, en cualquier caso, no ha tirado la toalla. Sigue trabajando en plantar cara al iPhone con novedades como las que introdujo en sus modelos Storm, de pantalla táctil, y confía aún, tanto en la fidelidad de sus usuarios (tan fanáticos de sus productos como puedan serlo los seguidores de Apple) como en la consecución de nuevos mercados (el pasado jueves, convaleciente aún de su caída global, RIM presentó los primeros modelos de BlackBerry fabricados en Argentina).

No le va a resultar, sin embargo, un camino fácil. Como ha destacado buena parte de la prensa especializada estos días, la compañía necesita un cambio de rumbo radical si quiere mantenerse viva.

Estas son algunas claves para entender la situación actual de la empresa pionera en el mundo de los teléfonos inteligentes, ahora, contra las cuerdas.

El apagón

La pesadilla de BlackBerry, su peor caída de servicio en doce años de existencia, se inició el lunes y se prolongó durante casi cuatro días. Unos 35 millones de usuarios en todo el mundo (cerca del 50% de su clientela global) sufrieron fallos en la mensajería, el correo electrónico y la navegación en Internet de sus dispositivos, en una serie de caídas en cadena que comenzó en Europa, Oriente Medio y África, para extenderse después a Estados Unidos, Canadá y, finalmente, una gran parte de Latinoamérica.

El jueves, después de un largo silencio que ha sido muy criticado, el codirector general de Research In Motion, Mike Lazaridis, pidió disculpas a los usuarios a través de un vídeo en YouTube y dio la cara ante la prensa para anunciar que la multinacional había restablecido todos los servicios.

Lazaridis, quien rechazó que el problema fuese consecuencia directa de los despidos de personal que la compañía ha realizado en los últimos meses, explicó que RIM no sabía aún por qué el conmutador de red de su centro de servidores en Europa falló y no se activó el sistema de respaldo, si bien añadió que “lo más seguro es que el error fuera causado por el hardware”.

Ni Lazaridis ni Jim Balsillie, el otro codirector general de la empresa, pudieron explicar por qué, una vez que el lunes empezaron los problemas en Europa, no advirtieron a sus usuariosen otras regiones de que las dificultades de servicio les afectarían.

No es la primera vez que se bloquean las comunicaciones de BlackBerry. También se registraron caídas del servicio en 2007, 2008 y 2009, y hace sólo un mes se produjeron fallos menores en EE UU y Canadá.

Los principales operadores de telefonía han anunciado que compensarán a los clientes de BlackBerry por las incidencias.

El impacto

La mayoría de los expertos del sector coinciden en señalar que el impacto del fallo de estos días sobre la imagen de RIM será notable: “No creo que suponga la pérdida del grueso de sus clientes, pero sí será altamente dañino [para RIM], especialmente en la coyuntura actual”, indicaba un analista de Forrester Research Charles Golvin, citado por el diario Expansión.

La compañía, sin embargo, no sólo niega que el fallo en sus comunicaciones vaya a perjudicar a su imagen, sino que confía en que la refuerce: “En apenas cuatro días, un grupo de experimentados ingenieros ha logrado implantar nuevos mecanismos para evitar que esto vuelva a ocurrir. A largo plazo, este evento nos supondrá una ventaja competitiva”, aseguró Eduardo Fernández, director general de RIM para España y el Área Mediterránea.

Acosada

El iPhone de Apple y los terminales Android llevan varios trimestres consecutivos restando cuota de mercado a BlackBerry, tanto entre los consumidores corporativos como entre los particulares.

Según datos de Nielsen citados por Expansión, la cuota de BlackBerry entre los usuarios particulares se desplomó del 31,3% en el segundo trimestre de 2010 al 18,8% un año después. En el segmento corporativo, la caída fue del 61% en 2010 al 45,5% actual. Mientras, Android acapara ya el 44% del negocio de terminales particulares y el iPhone ocupa el 38,3% del mercado profesional mundial.

La firma de análisis Gartner, por su parte, predijo en abril que, para finales de 2011, Android coparía el mercado de ‘smartphones’ con una cuota del 49%, seguida de Apple, con el 19%. BlackBerry ocuparía el tercer lugar, con el 13% de las ventas, sólo dos puntos por delante de los móviles Windows Phone, con el 11%.

Caída de beneficios

En septiembre RIM informó de que sus beneficios se redujeron un 58% y quedaron limitados a 329 millones de dólares en el trimestre que terminó el 31 de agosto. Durante este periodo, los ingresos cayeron a 4.200 millones de dólares, 400 millones de dólares menos que en el mismo periodo de 2010, después de que la compañía vendiera 10,6 millones de teléfonos, casi 2 millones menos de lo esperado por los analistas.

Por otro lado, RIM vendió sólo 200.000 tabletas PlayBook, menos de la mitad de lo previsto. En dos días Apple vende más iPad que las PlayBook que vende RIM en todo un trimestre. Los críticos reprochan a la PlayBook, una de las grandes apuestas de RIM para cometir con Apple, la ausencia de un correo electrónico incorporado y de funciones de organizador, características muy alabadas en la BlackBerry.

Despidos

A finales del pasado mes de julio, Research In Motion anunció que eliminaría 2.000 empleos en todo el mundo, lo que supone más del 10% del total de la plantilla, para reducir costes. RIM dijo que la medida “es un paso prudente y necesario para el éxito a largo plazo de la compañía”.

Pérdidas en bolsa

Research In Motion ha perdido alrededor del 60% de su valor de Bolsa en lo que va de 2011. El jueves, las acciones de Research In Motion que cotizan en Nueva York llegaron a caer más del 3%, aunque en la recta final la compañía moderó las pérdidas a medida que los problemas en sus dispositivos empezaban a resolverse, para terminar con un descenso del 1,13 %. La empresa recuperó el viernes parte del espacio perdido y sus acciones cerraron con una subida del 1,52%.

“Algunas dificultades”

El pasado 13 de julio, Jim Balsillie reconocía por primera vez en público que la compañía “ha encarado algunas dificultades” por la presión del iPhone y de Android. Balsillie señaló, sin embargo, que “los cimientos de RIM son muy fuertes” y destacó que la empresa preveía lanzar nuevos productos para enfrentarse al “duro mercado”.

Su compañero y cofundador de RIM, Mike Lazaridis, admitía por su parte que RIM no ha cumplido los plazos previstos para adoptar la nueva arquitectura de software, aunque añadía que el próximo sistema operativo de BlackBerry permitirá “literalmente saltar una generación”.

Mientras, la rebelión parece estar empezando a gestarse dentro del propio consejo de administración de la compañía. Hace tan solo unos días, Jaguar Financial, uno de los accionistas institucionales de Research In Motion, reclamaba un cambio en la dirección de la empresa, indicando que un 8% del accionariado de RIM está a favor de su propuesta de cambiar al equipo directivo.

¿Dividirse para sobrevivir?

Los analistas de uno de los principales bancos canadienses, el Royal Bank of Canada, señalaron en julio que RIM debería dividirse en dos para hacer frente a la competencia del iPhone y de Android. Mike Abramsky, analista de RBC Capital Markets, indicó en un informe para inversores titulado “Dividir a Berry” que RIM debería dividirse en un fabricante de teléfonos y un proveedor de servicios.

El análisis indica que, aunque la división de RIM en dos empresas es un factor “perturbador”, “el status quo podría ser incluso más arriesgado, especialmente si los teléfonos QNX (que se esperan en 2012) no cumplen las elevadas expectativas”. “La organización de RIM, como sus aparatos, necesita una modernización. La división de RIM entre la red y los teléfonos puede dar oportunidades y abrir un significativo valor para los accionistas”, añade.

La división de RIM permitiría que los usuarios de iPhone y Android tuviesen acceso a la red de BlackBerry lo que multiplicaría el número potencial de clientes.

Las bazas

A diferencia de otros productos similares de telecomunicaciones, BlackBerry nació con un destinatario concreto: las grandes empresas. Y su crecimiento hasta ahora se ha basado, sobre todo, en ofrecer un producto con características que las grandes empresas siguen valorando especialmente, basado, según explicaba el analista Enrique Carrier al diario argentino Perfil, en “una oferta única de seguridad, encriptación de datos, administración masiva y remota, fiabilidad y una red propia y específica”.

Otro de los puntos fuertes de BlackBerry es haber conseguido un modelo de usuarios “en nube” que se sienten parte de una comunidad, con servicios exclusivos que les permiten compartir información con otros miembros del grupo.

Por otro lado, como destacaba el diario Cinco Días, RIM tiene aún 2.000 millones en caja y puede comprar alguna empresa importante con la que reinventarse, si bien no hay que perder de vista los intensos rumores de una posible compra de la firma por parte de otras que buscan un papel relevante en el móvil, como Microsoft.

Una de las grandes esperanzas de RIM es el sistema operativo de tiempo real QNX, basado en Unix. El 12 de abril de 2010, RIM llegó a un acuerdo con Harman Internacional para comprar QNX Software Systems, la plataforma utilizada para la tableta PlayBook, una adquisición que, según Lazaridis, “integra y mejora aún más la experiencia del usuario al interactuar entre los ‘smartphones’ y los vehículos de audio y sistemas de información y entretenimiento”.

Por último, en un intento por generar confianza entre sus accionistas, inversores y clientes, el mismo día que anunció los despidos que se iban a llevar a cabo en la empresa, RIM adelantó también que tenía previsto poner a la venta en los próximos meses siete nuevos BlackBerry con un nuevo sistema operativo.

El problema

La principal dificultad con la que se encuentra RIM es que parece estar siendo víctima de su propio invento. Lo explica Thierry Ways en el diario colombiano El Heraldo: “El monopolio cerrado de RIM sobre el mundo del chat móvil está próximo a convertírsele en un problema. El éxito del modelo de negocio de RIM consistía en que todo el mundo tuviera una BlackBerry. Como el bar de moda al que uno quiere ir porque todo el mundo va a estar allí, cada nuevo usuario añadía un nodo más a la red y generaba un incentivo adicional para que llegaran más y más usuarios. El proceso parece infinito, pero se cae si surge un nuevo bar más atractivo y los clientes comienzan a emigrar. Y hoy hay dos nuevos bares de moda en el mundo. Se llaman iPhone y Android. El primero le está sonsacando a RIM los clientes de gama alta, que son los más lucrativos. El segundo está a punto de inundar el planeta de teléfonos inteligentes a menos de cien dólares”.

El futuro

No todos los analistas vaticinan un futuro negro para RIM. Muchos destacan que, más allá de una lectura basada meramente en el crecimiento, o en su comportamiento en Bolsa, la empresa canadiense sigue creciendo en ventas totales, y que el castigo de los operadores e inversores obedece a que sus competidores crecen más, algo que puede compensarse apostando por un cambio de dirección que se centre más en las ventajas de su exclusivo sistema operativo.

En general, los vaticinios dependen mucho de si los analistas son canadienses o no. Según informaba la agencia Reuters, los primeros prefieren, por lo general, darle un voto de confianza a la compañía, mientras que el resto ve su futuro más incierto. Algunos de estos últimos aseguran, por ejemplo, que las acciones de la empresa podrían caer hasta los 20 dólaresa final de año si la firma no muestra cambios en su estrategia (Apple sobrepasa los 400 dólares por acción).

En cambio, inversores canadienses citados por Reuters como Paul Taylor, jefe de inversión de BMO Harris Private, indican que “el pesimismo de los grandes bancos de inversión de EE UU es lo que presumiblemente ha llevado las acciones de RIM a su nivel actual”. En su opinión, los inversores no están dando un trato justo a la compañía: “Les molesta pensar que una firma canadiense podría tener los elementos para competir con Apple”, afirma.

Lo preocupante es que incluso en Canadá están saltando ya las alarmas: Analistas de National Bank citados por la agencia Efe se han declarado recientemente “más preocupados que nunca por la sostenibilidad a largo plazo de la compañía”. “Desde nuestro punto de vista, la reestructuración de la empresa ha fracasado”, indicaron. Y la firma Canaccord Genuity afirmó que “aunque los gestores de RIM siguen siendo agresivos sobre las perspectivas de la PlayBook y de los nuevos teléfonos BlackBerry 7, creemos que RIM está infravalorando la creciente competitividad del mercado”.


Leer este reportaje en 20minutos.es