La llamada del Planeta Rojo

El robot Curiosity, en una ilustración de la NASA. Ampliar

La NASA acaba de lanzar rumbo a Marte el robot mejor equipado de la historia. Buscará respuestas sobre la existencia de vida. Las claves de la misión y de lo que sabemos de nuestro planeta vecino, de la A a la Z.

Leer Estándar
Publicado en 20minutos.es

Se llama “Curiosity” (curiosidad), es el robot mejor equipado hasta la fecha para la exploración espacial, y este sábado inició una travesía de 570 millones de kilómetros rumbo a Marte. Si todo sale bien, llegará al Planeta Rojo dentro de ocho meses y medio y, una vez allí, comenzará a hacer lo que llevan varios años haciendo sus predecesores: Explorar, buscar, analizar, procesar y enviárnoslo todo.

Esta vez, sin embargo, los científicos están especialmente esperanzados: “Este robot es una proeza absoluta de ingeniería y nos aportará conocimientos que ni siquiera podemos imaginar”, ha dicho Doug McCuistion, director del programa de exploración de Marte de la NASA.

Y no es poco lo que sabemos ya. Desde que en 1960 la entonces Unión Soviética lanzase la Marsnik 1, el primer artefacto diseñado para viajar a Marte (se desintegró en el lanzamiento), los secretos del planeta más cercano a la Tierra han ido desentrañándose uno tras otro, incluyendo el más esperado: la existencia de agua. Porque donde hay o hubo agua, pudo haber vida tal y como la entendemos.

Es con esa meta en el horizonte, buscar respuestas sobre la vida en Marte, con la que ha iniciado “Curiosity” su largo viaje. Estas son, de la A la Z, las claves de la misión, y también las del planeta en el que, a bordo de una plataforma equipada con cuatro cohetes propulsores, se posará el robot en agosto de 2012.

Atlas V

Un cohete Atlas V erguido sobre la plataforma 41 de la Base de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral, en Florida (EE UU), encendió sus motores a las 15.02 h GMT de este sábado, atravesó el manto de nubes y propulsó a más de 24.000 kilómetros por hora, rumbo a Marte, a la cápsula en cuyo seno viaja el robot “Curiosity”.

“Curiosity” cuenta con tecnología española, un instrumento llamado Rover Enviromental Monitoring Station (REMS) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que tomará datos meteorológicos de la superficie de Marte, y una antena de alta ganancia, capaz de concentrar la energía en una sola dirección y que ha sido construida en el centro Astrium de Barajas (Madrid).

Búsqueda

“Curiosity” es el vehículo robot del Laboratorio de Ciencias Marcianas (MSL, por sus siglas en inglés), equipado para tratar de averiguar si hubo o persisten en Marte los componentes orgánicos (moléculas basadas en el carbono) de la vida tal y como la entendemos, y cuánta agua líquida contuvo el planeta en el pasado.

Para ello, el robot explorador usará un espectrómetro de masa, un cromatógrafo de gas, y un espectrómetro de láser sintonizable cuyo fin es analizar muestras de aire, suelo y rocas. Cuando estos datos se combinen con los de los otros instrumentos del MSL, los científicos serán capaces de determinar, no solamente si una molécula es orgánica, sino también si provino de una fuente con vida o sin vida.

Los componentes que va a estudiar el robot han estado cayendo en Marte desde meteoritos, cometas y partículas del polvo interplanetario durante 4.500 millones de años.

El robot pesa cerca de una tonelada, tiene un tamaño similar al de un coche pequeño y está equipado con seis ruedas. Su velocidad máxima será de 90 metros por hora.

Cráter

“Curiosity” se posará en el cráter Gale, una zona que, tras realizar consultas a unos 100 científicos, fue elegida porque contiene minerales que para su formación necesitan agua.

Sin embargo, teniendo en cuenta que la preservación de componentes orgánicos en la Tierra es muy irregular, dependiendo de las zonas del planeta donde se encuentren, si finalmente “Curiosity” no logra encontrarlos en este cráter, ello no significará necesariamente que no existan en otras partes del registro geológico de Marte.

El Sistema de Observación Ambiental de “Curiosity” medirá las temperaturas del aire y el suelo, la velocidad y dirección de los vientos, la presión atmosférica, la humedad y la radiación ultravioleta de la zona situada alrededor del robot explorador.

Esta información ayudará a que los científicos entiendan cómo interactúan el suelo y la atmósfera del planeta, lo que podría dar ideas acerca de si Marte podría sustentar formas microscópicas de vida bajo las finas capas de sales en su superficie.

Datos básicos

Marte es el cuarto planeta del Sistema Solar, el séptimo en cuanto a masa y el más parecido a la Tierra, su planeta vecino. Recibe su nombre del dios romano de la guerra.

Su superficie es rocosa, como la de la Tierra, y es posible que alguna vez haya tenido una atmósfera similar a la terrestre. La atmósfera actual de Marte es delgada y tiene capas polares de hielo. La gravedad en Marte es de apenas el 38% de la de la Tierra y su superficie está surcada por cauces de ríos secos.

Marte se encuentra a 227,9 millones de kilómetros del Sol, tiene un diámetro ecuatorial de 6,787 kilómetros (aproximadamente la mitad del tamaño de la Tierra), y es, en términos terrestres, muy frío (la temperatura media es de -63ºC).

El año marciano (lo que tarda el planeta en dar la vuelta al Sol) tiene 687 días, y cada día (lo que tarda en rotar sobre sí mismo), 24 horas y 37 minutos.

A Marte se le conoce también como el Planeta Rojo, porque de ese color se ve desde la Tierra, debido el óxido de hierro de su suelo.

Exploración

La exploración contemporánea de Marte comenzó en el contexto de la carrera espacial entre Estados Unidos y la Unión Soviética a la que dio lugar la Guerra Fría, pero el interés por Marte y por la posibilidad de que albergase vida se remonta a mucho antes. con la invención del telescopio, en 1608, y antes aún, cuando, en 1580, el astrónomo danés Tycho Brahe realizó ya valiosas observaciones del Planeta Rojo.

Tres siglos después, en 1877, el astrónomo italiano Giovanni Schiaparelli afirmó haber visto canales por todo el planeta, y astrónomos posteriores intentaron comprobar la teoría del estadounidense Percival Lowell, quien sugería que los presuntos canales descubiertos por Shiaparelli eran un sistema de irrigación creado por seres inteligentes.

Actualmente, y en espera de la llegada de “Curiosity”, hay cinco instrumentos fabricados por el hombre funcionando en Marte: Dos robots en la superficie (Spirit y Opportunity) y tres sondas orbitales (Mars Odyssey y Mars Reconnaissance, de EE UU, y Mars Express, de la Agencia Espacial Europea).

Fotos

El primer mapa de Marte lo realizó el astrónomo alemán Wilhelm Beer en 1830 (supuso que las áreas oscuras debían ser agua y las claras continentes). Le seguirían muchos otros, todos ellos muy diferentes entre sí, hasta que la astronomía moderna comenzó a trazar los mapas definitivos.

En 1965 Estados Unidos envió a Marte la sonda Mariner 4, que consiguió transmitir las primeras fotografías del planeta tomadas de cerca. Las imágenes mostraban un paisaje desolado, desértico y con abundantes cráteres. Para finales de 1990 ya se había logrado fotografiar toda la superficie.

Guía

Casi 50 años después de que se tomasen las primeras fotografías ‘in situ’, los científicos y aficionados disponen ya de una guía turística de Marte, una obra que recopila los datos más útiles del planeta rojo, entre ellos los lugares donde se puede encontrar más agua, su relieve o hasta la ropa que se debería llevar para protegerse de su clima extremo.

Escrita por el divulgador científico estadounidense William Kenneth Hartmann, la Guía turística de Marte. Los misteriosos paisajes del planeta rojo es una obra de 500 páginas en la que se recopilan muchos de los descubrimientos que la ciencia ha hecho ya sobre el planeta, y en la que, sobre todo, se localizan sobre el terreno algunos de los datos más curiosos que las misiones espaciales han arrojado hasta ahora.

Habitabilidad

La fascinación por Marte procede tanto de las investigaciones relacionadas con la existencia de vida como de sus posibilidades como destino futuro de la humanidad. En este sentido, Marte ha sido el centro de innumerables especulaciones (desde la ciencia ficción hasta estudios científicos) sobre posibles colonias, ya que es el planeta más fácil de alcanzar desde la Tierra.

De momento, no parece una tarea fácil. Fisiológicamente, la atmósfera de Marte puede ser considerada un vacío, con lo que un humano desprotegido, sin un traje espacial, no podría sobrevivir más de un minuto. Por otra parte, Marte no tiene un campo magnético comparable al terrestre, lo que, combinado con su fina atmósfera, permite que una cantidad significativa de radiación llegue a su superficie. Según las mediciones de la nave Mars Odyssey, los niveles de radiación en la órbita de Marte son unas dos veces y media superiores a los registrados en la Estación Espacial Internacional, algo que, después de tres años de exposición, alcanzaría los límtes de seguridad adoptados por la NASA. Todo ello sin contar las inmensas tormentas de polvo, los tornados o las temperaturas a niveles inferiores a la congelación.

Aún así, las condiciones de Marte son mucho más cercanas a la habitabilidad que las de, por ejemplo, Mercurio, que tiene temperaturas mucho mas extremas, tanto de calor como de frío, o Venus, un auténtico horno.

I-SWARM

Varias instituciones y empresas europeas colaboran desde hace unos tres años en el denominado Proyecto I-SWARM, enfocado en el desarrollo de robots diminutos que colaboran entre sí y que podrían ser utilizados, entre otras cosas, en una hipotética colonización en Marte para la construcción de las primeras estructuras.

Los robots, del tamaño de una hormiga, son capaces de reconfigurarse solos y, mediante sistemas de infrarrojos, se comunican entre ellos, pudiendo realizar acciones como construir un robot de mayor tamaño o enviar información a los demás para esquivar objetos.

Junio de 2008

El 19 de junio de 2008 la NASA aseguró que la sonda Phoenix pudo haber encontrado hielo al realizar una excavación cerca del Polo Norte de Marte. Unos trozos de material sublimaron después de ser descubiertos el 15 de junio por un brazo de robot.

El 31 de julio de ese mismo año la NASA confirma que una de las muestras de suelo marciano introducidas en uno de los hornos del TEGA (Thermal and Evolved-Gas Analyzer), un instrumento que forma parte de la sonda, contenía hielo de agua.

Finalmente, el 1 de agosto la NASA confirma la presencia de agua en Marte, tras verificar las muestras aportadas por la Phoenix. Además, se pudo verificar la existencia de carbonato de calcio y de un perclorato, una sustancia química que constituye un alimento para algunos microbios.

Kepler

Los datos sobre el movimiento de Marte recopilados a finales del siglo XVI por el mencionado astrónomo danés Tycho Brahe permitieron a su ayudante, Johannes Kepler, hallar la naturaleza elíptica de la órbita del planeta y determinar más tarde las leyes del movimiento planetario conocidas como Leyes de Kepler.

Lunas

Marte posee dos satélites naturales, o ‘lunas’: Fobos y Deimos. Los dos son irregulares y se cree que fueron capturados por la gravedad marciana del cercano cinturón de asteroides.

Los satélites de Marte fueron descubiertos por el astrónomo estadounidense Asaph Hall en 1877. Los bautizó con los nombres de los dos hijos que en la mitología griega acompañaban en la batalla a Ares (el dios de la guerra, llamado Marte por los romanos): Fobos (miedo) y Deimos (terror).

Misiones

De las cerca de 40 misiones enviadas a Marte desde 1960, sólo la tercera parte han aportado datos verdaderamente significativos. Estas son las más importantes:

  • 1960 – Marsnik 1 (URSS). Diseño del primer artefacto para viajar a Marte. La nave se desintegra el día de su lanzamiento el 10 de octubre.
  • 1965. Mariner 4 (EE UU). Primera nave que pasa a corta distancia de Marte (a 9,8 kilómetros) el 15 de julio. Envía imágenes de la superficie marciana y finaliza la misión el 1 de octubre al ser destruida por una lluvia de meteoritos.
  • 1969. Mariner 6 y 7 (EE UU). Naves gemelas que, en misión doble, son las que más se acercan a Marte hasta entonces (3,5 kilómetros). Proporcionan fotografías y datos sobre radiaciones ultravioletas e infrarrojos de la atmósfera marciana.
  • 1971. Mars 2 (URSS). Llega a Marte el 27 de noviembre. Fotografía montañas y detecta la presencia de hidrógeno y oxígeno en las partes altas de la atmósfera. La sonda portaba un módulo de descenso sobre la superficie marciana. Se estrella el 22 de agosto de 1972 . Fue la primera sonda que alcanza la superficie de Marte, aunque de forma accidentada.
  • 1971. Mars 3 (URSS). Llega a Marte el 27 de noviembre y consigue posar un módulo de descenso en la superficie del planeta. Determina la gravedad de Marte y la composición de su atmósfera.
  • 1971. Mariner 9 (EE UU).- Primera sonda interplanetaria que orbita Marte, el 12 de noviembre. Envía fotos del 80% de la superficie y de sus satélites.
  • 1973. Mars 4 (URSS). Llega a Marte el 10 de febrero y proporciona datos sobre la presencia de dióxido de carbono, vapor de agua y ozono en la atmósfera marciana.
  • 1975. Viking 1 y 2 (EE UU). Llegan a Marte el 19 de junio y el 7 de agosto de 1976, respectivamente. Posan un módulo en la superficie y transmiten imágenes durante largo tiempo. La Viking 1 facilitó la imagen del famoso accidente geográfico similar a un rostro. La Viking 2 proporciona la visión más completa hasta ese momento de Marte, incluidos indicios de grandes inundaciones en el pasado. La Viking 1 finalizó su misión en 1982 y la 2 en 1989.
  • 1988. Phobos 2 (URSS). Llega a Marte en enero y envía imágenes del planeta y de su satélite Phobos. El 27 de marzo se pierde el contacto.
  • 1996. Mars Pathfinder (EE UU). Llega a Marte el 4 de julio de 1997 con el módulo Sojouner, el primer vehículo sobre ruedas que por control remoto desde la Tierra se desplaza sobre la superficie de Marte. Envía fotos en color y en tres dimensiones y analiza la composición de las rocas y del suelo. Tras 83 días de misión, se perdió el contacto.
  • 2001. Mars Odyssey (EE UU).- Orbita Marte desde el 24 de octubre de 2001. Ha enviado muestras de la existencia de hidrógeno y cristales de hielo bajo la superficie. El 23 de mayo de 2004 completó 10.000 órbitas en torno al planeta rojo.
  • 2003. Mars Express (Europa/ESA). Portadora de una sonda de descenso -Beagle-2-, se separó con éxito el 19 de diciembre, pero se perdió el contacto con la sonda el 24 de diciembre de 2003. La ESA la dio por perdida el 1 de febrero. No obstante la Mars Express, en órbita sobre Marte para estudiar su cartografía, composición química y atmósfera, ha enviado a la tierra imágenes del planeta rojo, así como de su luna Fobos.
  • 2004. Spirit (EE UU). Llega a Marte el 3 de enero de 2004 y envía la primera foto del planeta el 21 de enero. De la información aportada se desprende que en Marte hubo alguna vez agua y un ambiente habitable.
  • 2004. Opportunity (EE UU). Vehículo explorador que aterriza en Marte el 31 de enero de 2004. El 2 de marzo la NASA anuncia el aterrizaje del robot en un área de Marte donde el agua líquida empapó alguna vez la superficie. En julio aporta pruebas concluyentes acerca de la existencia de agua en Marte.
  • 2007. La NASA lanza en agosto la sonda Phoenix para verificar la existencia de hielo y determinar la existencia de material orgánico. El 1 de agosto de 2008 la Nasa informa de que las pruebas realizadas por la sonda confirman la existencia de agua en Marte. El 11 de noviembre la Nasa da por concluida la misión de Phoenix y el 25 de mayo de 2010 da por muerta la sonda espacial.
  • 2011. Lanzamiento, el 26 de noviembre, del Laboratorio de Ciencias Marcianas, con el robot “Curiosity”.

Novedad

Para su aterrizaje, los vehículos Sojourner o los Mars Rover amortiguaban su caída sobre la superficie marciana con un sistema de bolsas de aire que, ya estables en el terreno, se abren y dejan salir al robot.

Sin embargo, como “Curiosity” es mucho más pesado que sus predecesores, esta vez se usará un nuevo sistema basado en una especie de grúa-cohéte que reducirá la velocidad de caída y garantizará un descendimiento lo más suave posible sobre el terreno.

Olimpo

El volcán más alto del sistema solar se encuentra en Marte. Conocido como Monte Olimpo, tiene 24 kilómetros de altura y está apagado.

Marte tiene las montañas más grandes del sistema solar y alberga cañones que si estuviesen en la Tierra se extenderían a lo largo de una distancia equivalente a la existente entre Nueva York y Los Ángeles.

Presupuesto

La misión del robot “Curiosity” tiene un presupuesto de algo más de 1.800 millones de euros.

Quejas

La Agencia Espacial Europea ha expresado su frustración por el hecho de que EE UU haya fallado en sus compromisos para realizar una misión conjunta no tripulada a Marte. La NASA y la ESA acordaron desarrollar unidas la misión ExoMars en 2016 y 2018, para medir el metano en la atmósfera marciana y tomar muestras de arena y piedras para devolverlas a la Tierra por primera vez.

El proyecto había sido calificado como prioritario por la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, pero, hasta la fecha, “la Administración no se ha comprometido con esta asociación”, según denunció Steve Squyres, director del Consejo Asesor de la NASA.

Río Tinto

En 2010, un experimento con participación del CSIC y desarrollado en el río Tinto (Huelva) confirmó la posibilidad de que determinados tipos de organismos puedan sobrevivir bajo las restrictivas condiciones de Marte.

Sal

Antes de la confirmación de la existencia de agua en Marte, una cámara instalada en la sonda Odyssey descubrió, en marzo de 2008, alrededor de 200 yacimientos en el hemisferio sur del planeta con características que revelaban la presencia de sal.

Ello levó a los científicos a pensar que en esas zonas pudo haber importantes flujos de agua durante un tiempo prolongado, hace unos 3.900 millones de años.

Tiempo

Los creadores de “Curiosity” calculan que su batería de plutonio debería proveerle de suficiente energía como para trabajar ininterrumpidamente por una década. De hecho, lo más probable es que los instrumentos de la nave habrán dejado de funcionar antes de que se agote la batería.

Únicos

En 2008, la NASA mantenía un catálogo de 57 meteoritos considerados provenientes de Marte y recuperados en varios países. Estos meteoritos son extremadamente valiosos, ya que se trata de las únicas muestras físicas de Marte disponibles para analizar en la Tierra.

Viajes

En 2006 la NASA inició el Proyecto Constelación para preparar viajes tripulados a Marte, y un año después la Agencia Espacial Europea fijó 2025 como el año para enviar su primera misión tripulada.

El mayor simulacro de viaje espacial a Marte concluyó el pasado 4 de noviembre con la “llegada” a la Tierra de los “martenautas”, seis voluntarios que permanecieron aislados del mundo exterior en un módulo en Moscú durante los 520 días que duró el experimento Marte-500, de la Agencia Espacial Europea. Los participantes en el proyecto realizaron más de un centenar de experimentos, tuvieron que reparar averías y efectuaron incluso caminatas simuladas en el Planeta Rojo.

Wells, Welles

En 1898, el escritor inglés H. G. Wells publicó su famoso libro La guerra de los mundos, una novela de ciencia ficción en la que, por primera vez, se describía una invasión marciana de la Tierra. La novela fue adaptada por el cineasta y productor estadounidense Orson Welles en 1938 en forma de un serial radiofónico, y creó una gran alarma social, al emitirse como un informativo de carácter urgente. Miles de personas que no oyeron la introducción creyeron que habían sido invadidos por marcianos, lo que provocó escenas de pánico entre los ciudadanos.

Yale

Científicos de la Universidad de Yale, en Estados Unidos, desarrollaron en 2004 un método para datar con precisión el tiempo y la temperatura de antiguos impactos de meteoritos sobre Marte que llevaron a la eyección de piezas del planeta al espacio y a su eventual impacto sobre la Tierra.

Para medir la edad geológica y la historia termal de una pieza de roca marciana, ensayaron con la pérdida natural de radiactividad del uranio y el torio al gas helio en estos meteoritos, y los combinaron con el conocimiento de cómo la temperatura afecta al gas helio a lo largo del tiempo.

Zond

Zond” es el nombre de una serie de vehículos automáticos soviéticos, ideados como sistemas de pruebas con vistas a un futuro alunizaje. Fueron puestos en servicio entre 1963 y 1970. La serie se inició con el despegue de las primeras naves Zond destinadas al estudio de Marte y Venus.


Leer este reportaje en 20minutos.es