Rojadirecta, de partido en partido con la justicia en los talones

Captura de pantalla de la página web Rojadirecta.me. Ampliar

La web, que ofrece enlaces para ver gratis y en directo eventos deportivos de pago, está acusada de vulnerar derechos de propiedad intelectual. Tras la reciente orden judicial que la obliga a cerrar, ha mudado “temporalmente” los enlaces a Tarjetarojaonline. Creada hace 10 años por el coruñés Igor Seoane, la página recibe unos 100 millones de visitas al año.

Leer Estándar
Publicado en 20minutos.es

La calidad de la imagen deja mucho que desear, hay anuncios invasivos por todas partes, la señal se interrumpe de vez en cuando y hay que esperar a que se siga cargando (el famoso buffering), o incluso buscar otro enlace, y no todos los enlaces funcionan a la primera. Pero nada de esto importa a los cientos de miles de usuarios que cada domingo acuden a la página web Rojadirecta.me para acceder desde allí a otras webs donde ver gratis y en directo fútbol de pago (la Liga española, pero también la inglesa, la alemana, la italiana, la mexicana, la rusa…), o a los cientos de miles que usan la página cualquier otro día para encontrar también todo tipo de eventos deportivos, desde Fórmula 1 a baloncesto, pasado por béisbol, fútbol americano, golf, ciclismo, criquet, patinaje artístico y hasta curling.

Y no es solo por el dinero, aunque sea esa la principal razón. Para muchos usuarios, Rojadirecta y otras webs de enlaces semejantes suponen, además, la posibilidad de poder ver eventos deportivos que, de pago o no, están vetados en sus respectivos países o zonas geográficas por cuestiones de derechos internacionales.

Según cálculos publicados por diversos medios de comunicación, Rojadirecta, una página española con sede fiscal en Arteixo (A Coruña), en la que se ofrecen enlaces a sitios de streaming, perfectamente organizados por horarios, recibe alrededor de 100 millones de visitas al año, y ha llegado a tener hasta dos millones y medio de usuarios únicos al mes. Estos datos la convierten en uno de los sitios de enlaces más populares del mundo, y también en la pesadilla de las televisiones de pago (Canal+, Mediapro), que la acusan de poner en riesgo su negocio, y de vulnerar derechos relacionados con la propiedad intelectual. De acuerdo con los cálculos de algunos medios, la página llega a ingresar 3.000 euros al día (como mínimo),  y está valorada en una cantidad que oscila, según las fuentes, entre los 15 millones de euros y los 100 millones.

El último capítulo en la historia de intentos para acabar con esta web comenzó el fin de semana pasado, cuando Canal + intentó, sin éxito, cerrar la página antes de la emisión del ‘clásico’ entre el Real Madrid y el FC Barcelona. Días después, el jueves, un juzgado de lo Mercantil de A Coruña ordenaba a Rojadirecta.me que dejase de ofrecer los enlaces de los partidos de la Liga antes del próximo día 5. De lo contrario, se decretará su cierre definitivo.

La primera respuesta de los responsables de la web ja sido cambiar la dirección url. El sábado, Rojadirecta.me permaneció caída tras mudarse a Tarjetarojaonline.me, donde se pueden encontrar los mismos enlaces, con el mismo sistema, y un diseño muy semejante. La original Rojadirecta volvió a estar activa este domingo, aunque únicamente para avisar a sus usuarios en España de que no funcionará mientras se resuelve su contencioso judicial. Entre tanto, los usuarios en España que han querido seguir accediendo a los enlaces para ver fútbol gratis lo han podido hacer a través de Tarjetarojaonline.

En un intento por cubrirse las espaldas, en la nueva página se incluyó el siguiente “aviso legal”: “Todo el contenido de este sitio están ubicados [sic] en servidores de terceros, proveídos o transmitidos por terceros. Todo el contenido de este sitio es sacado de sitios publicados de internet [sic] por lo que este material es considerado de libre distribución y no nos hacemos responsables del uso indebido que puedes hacer del contenido de nuestra página”.

El conflicto interminable

El caso de Rojadirecta es un ejemplo más del eterno conflicto entre Internet y la propiedad intelectual, una batalla interminable que muchos ven como un intento de poner puertas al campo, y que resulta muy difícil de ganar para las compañías audiovisuales que siguen apostando por modelos tradicionales de negocio.

La astucia de los responsables de este tipo de webs, las zonas grises que aún caracterizan la legislación en muchos países, los propios avances tecnológicos, e incluso el predominio entre muchos usuarios de una filosofía que distingue entre “compartir” y “piratear”, hacen que las victorias conseguidas hasta ahora por la industria (los cierres o ‘transformaciones legales’ de Napster, Megaupload, Grooveshark, Seriesyonkis…) no acaben siendo más que la antesala de nuevas alternativas. Y lo cierto es que, con un poco de paciencia en Google, casi siempre es posible encontrar la película, la canción, el partido o el cómic que uno busca.

En principio, un simple cambio de dominio puede ser insuficiente en el intento de Rojadorecta por esquivar a la justicia, ya que las medidas cautelares ordenadas no van dirigidas a una página web con un dominio en particular, sino contra el prestador del servicio, es decir, contra la empresa que está detrás. En cualquier caso, y a diferencia de otras demandas, como la que acabó con Megaupload, donde existían además acusaciones de evasión fiscal y lavado de dinero, el asunto de Rojadirecta se limita a la competencia desleal y a la vulneración de derechos de propiedad intelectual.

Las claves de la historia de Rojadirecta, paso a paso:

La creación de un coruñés

Rojadirecta fue creada hace ya diez años por el coruñés Igor Seoane (31 años de edad en la actualidad), quien montó la hoy mundialmente famosa web de enlaces a través de la empresa Puerto 80, con sede fiscal en el municipio de Arteixo, en A Coruña.

Seoane, convertido ya en una auténtica leyenda en los foros de Internet, y que logró mantenerse durante años en el anonimato, tiene una larga historia de batallas con grandes empresas por asuntos relacionados con la propiedad intelectual, y ha acumulado demandas tanto en Europa como en América. En los últimos cinco años se ha enfrentado a cerca de cuatrocientas demandas por la vía penal, según informó El Faro de Vigo.

Ya en 2005, el mismo año de la creación de Rojadirecta, y de acuerdo con un perfil publicado por elmundo.es en el que se cita a la Asociación para el Desarrollo de la Propiedad Intelectual, Seoane ganó en los tribunales a Google cuando la compañía lo demandó para tratar de recuperar el dominio gogle.es (con una sola “o”). Después de cuatro años de pleito, Google perdió y no pudo recuperar ese dominio ni otros como guugle.es o googil.es, también registrados por Seoane.

Primeros problemas legales y primera victoria

En 2007, Audiovisual Sport, la propietaria de los derechos televisivos durante la llamada “guerra del fútbol”, demandó a Rojadirecta bajo la acusación de infringir derechos relacionados con la propiedad intelectual. El portal decidió mantener su actividad y defenderse ante los tribunales, con el argumento de que limitarse a enlazar a otras webs no constituye un delito.

En 2009, la jueza encargada falló en favor de Rojadirecta y anunció el sobreseimiento provisional del caso, al considerar que, efectivamente, Rojadirecta tan solo facilitaba “enlaces para descargar programas que permitían el visionado de eventos que, aunque con acceso de sistema codificado en España, son emitidos en abierto por canales de TV internacional”. La jueza explicaba asimismo que Rojadirecta obtenía como beneficio “indirecto” una “remuneración indirecta de la publicidad del portal”.

Audiovisual Sport apeló la decisión judicial, pero la apelación se resolvió un año después con el mismo resultado, concluyendo que la web no aloja contenidos ni facilita “la desprotección de los códigos claves para el visionado de los eventos deportivos”. De nuevo, la justicia establecía que “los hechos denunciados no son constitutivos de delito” y que no cabía una nueva apelación.

Estados Unidos se suma a la guerra

El segundo ataque frontal a Rojadirecta se produjo al otro lado del charco, en Estados Unidos, cuando, en 2011, el Departamento de Justicia de este país decidió requisar el dominio Rojadirecta.org con una orden judicial que aplicaron directamente sobre el registrador de la página, ante la imposibilidad de cerrar una web con sede en España a la que la justicia española no había encontrado culpable. Tras acceder al control del dominio, las autoridades estadounidenses ‘cerraron’ la web, que mostraba ahora el mensaje de advertencia “Este dominio ha sido embargado”.

Rojadirecta decidió entonces demandar al Gobierno estadounidense, al entender que las autoridades de este país no habían cumplido con los procesos legales necesarios para secuestrar un dominio. En 2012, y sin ofrecer explicación alguna, EE UU retiró su demanda contra Rojadirecta, y la página recuperó sus dominios .org y .com, aunque la web ya se había mudado al dominio .me (de Montenegro), que es el que sigue utilizando en la actualidad.

También en 2011 Rojadirecta volvió a enfrentarse a Google, como consecuencia de una queja interpuesta por la Liga de Béisbol (MLB), que llevó al buscador a eliminar durante varios meses el dominio .es de la página española de sus resultados en las búsquedas.

Las primera derrotas, en Francia e Italia

El primer gran revés para Rojadirecta se produjo en Francia, donde el pasado mes de marzo el Tribunal Superior de París obligó a la página española a retirar todos los enlaces a los partidos de fútbol de las dos primeras divisiones de la liga francesa (Ligue 1 y Ligue 2), algo que Rojadirecta acabó acatando ante la amenaza de tener que pagar 5.000 euros por cada día de retraso y cada enlace.

Además, el juez estableció una multa de 100.000 euros y obligó a la página a publicar un comunicado en el que se reconociera que la publicación de estos enlaces era ilegal. Así lo hicieron, aunque de la forma más forma discreta posible, en francés y en su blog, que es mucho menos visible que su web principal.

Mientras, en Italia, y según informó el portal adslzone.net, un tribunal de Milán ordenó hace tan solo unos días a un proveedor de Internet el bloqueo de todas las páginas que contengan el nombre “Rojadirecta”, o “Roja Directa”, atendiendo una petición en este sentido presentada por el grupo televisivo italiano Mediaset. Mediaset solicitó el veto total a las webs del grupo, evitando así los habituales cambios de dominio en estos casos. El tribunal dictaminó una sanción de 30.000 euros por cada día de incumplimiento.

Así, por ejemplo, Fastweb, uno de los principales operadores de telecomunicaciones de Italia, recibió la orden judicial de bloquear el acceso a todas las webs que contengan el nombre “Rojadirecta”, independientemente del país en el que esté registrado, lo que supone una novedad, ya que tradicionalmente se prohibía tan solo el acceso a un determino sitio web, lo que dejaba abierta la posibiliad de migrar a nuevos dominios.

Mediaset Italia calificó la decisión judicial como “una de las más relevantes en materia de lucha contra la piratería”.

La actual batalla legal en España

A lo largo del último año, tanto la Liga de Fútbol Profesional (LFP), como GolT (Mediapro) y DTS Distribuidora de Televisión Digital (Canal+), han estado luchando por acabar con el streaming de los partidos. Tras el infructuoso intento de Canal + de cerrar Rojadirecta antes del ‘clásico’ del pasado fin de semana entre el Real Madrid y el FC Barcelona, el Juzgado de lo Mercantil número 1 de A Coruña decretó el jueves el cierre cautelar de todos los dominios de Rojadirecta, estimando así la solicitud de medidas cautelares que había presentado DTS contra la mercantil Puerto 80 Projets S.L.U, que gestiona y administra Rojadirecta.

En concreto, el magistrado titular (sustituto) de este juzgado requirió a la demandada el cese, y extendió la decisión a los proveedores de acceso a internet y de DNS, con el fin de que bloqueasen la posibilidad de acceso a los dominios afectados: “El cierre impide o evita la posibilidad de usar DNS para acceder a ese contenido, evitando con ello la posibilidad de burlar, por tanto, la medida”, apuntaba el auto. El fallo recordaba que la efectividad de las medidas acordadas exige la previa prestación por parte de la actora (DTS) de una fianza por importe no inferior a 10.000 euros y le da cinco días para su constitución.

Como es habitual en estos casos, los responsables de Rojadirecta argumentaron que ellos no ostentan la condición de prestatarios directos de los servicios que ofrecen, y que son meros intermediarios que dan publicidad a los enlaces. El juez, sin embargo, consideró que es “de difícil comprensión que la [parte] demandada no tuviere conocimiento efectivo de que la información a la que remiten es ilícita o lesiona bienes o derechos de un tercero susceptibles de indemnización”. “Es pública y notoriamente conocido la problemática existente en cuanto a la posibilidad de que se puedan ver partidos de fútbol gratis a través de estas páginas de enlaces, cuando la otra alternativa es verlos previo pago”, añade el auto, que recuerda, además, que Rojadirecta ha tenido “diferentes procesos civiles y penales” sobre esa materia.

Además, el juez considera probado que en Rojadirecta “nadie puede subir enlaces sin autorización del titular”, y entiende que sus administradores conocen “el destino de los enlaces en el momento de iniciar los eventos”. “La única explicación lógica es que se efectúa con la colaboración consciente de la demandada”, concluye el juez. También apunta que “se ejercita, de forma subsidiaria, una acción de competencia desleal” ya que la demandada (Rojadirecta) desarrolla “una actividad sin los preceptivos desembolsos, prevaleciéndose de una ventaja competitiva”.

Paralelamente, el Juzgado de lo Mercantil número 2, también de A Coruña, rechazó asimismo la solicitud de caución sustitutoria propuesta por Rojadirecta, que había ofrecido 10.000 euros para evitar el cierre cautelar de la web que pedían, en este caso, Mediapro y GolT. La jueza María Salomé Martínez consideró que “el no mantenimiento de las medidas adoptadas supondría un peligro económico de gran entidad para las demandantes que han realizado una inversión económica para obtener el derecho de retransmisión” de los eventos deportivos a los que facilita acceso Rojadirecta.

El coste de mudarse al extranjero

En teoría, Rojadirecta tendría la posibilidad de mudarse a servidores situados fuera de España, pero ello supondría, según explica a xataka.com Sergio Carrasco, abogado experto en esta materia y cofundador de Derecho en red, dejar de hacer negocio con “prestadores españoles”, incluyendo servicios de publicidad o de pago. Y, en cualquier caso, aunque la página se reubicase en el extranjero, el bloqueo por parte de los operadores seguiría teniendo efecto: “No sería algo tan efectivo como su cierre total, pero desde luego afectaría a sus visitas y a su audiencia con menos conocimientos técnicos”, añade Carrasco.

En este sentido, el caso recuerda al del cierre de The Pirate Bay en España hace unos meses. Después de bloquearse el acceso al dominio, muchos usuarios evitaron el bloqueo cambiando las DNS de su navegador, o usando una conexión cifrada (https).

No son los únicos

Rojadirecta es, sin duda, la principal amenaza para los canales de pago (la empresa de análisis de datos de Internet ComScore la coloca entre las cinco primeras webs de deportes más vistas de España, por delante de la de la propia Liga), pero no la única. Como cada vez que se cierra una página de estas características, los usuarios acuden a otras webs similares, que acaban cogiendo el relevo hasta que su crecimiento las hace lo suficientemente visibles como para que las compañías afectadas empiecen a tomar medidas.

Entre las webs alternativas más populares se encuentran actualmente páginas como LiveTV (especializada sobre todo en fútbol, y con dominio .sx, en la isla caribeña de San Martín), OleOleTV (con dominio en Samoa Occidental), Sportcategory o Feed2all.


» Ver este artículo en 20minutos.es